Belleza Remedios

Cómo exfoliar la piel naturalmente

Las células de nuestra piel necesitan unos 26 días para llegar a la capa superficial o córnea, donde se desprenden para que el ciclo vuelva a empezar. Con la edad este proceso se ralentiza, engrosando la capa córnea e impidiendo que las células vivas obtengan el correcto suministro de oxígeno y nutrientes necesarios, y dificultando la eficacia de los productos cosméticos que aplicamos.

Mediante la exfoliación conseguimos una piel más sana y suave al tacto, al estar oxigenada, lo que la llena de vitalidad.

Te contamos todo sobre los beneficios de exfoliar la piel naturalmente

Beneficios de la exfoliación

La exfoliación renueva nuestra piel, volviendo su textura más luminosa, fresca y juvenil.

Una piel correctamente cuidada favorece el bronceado uniforme y duradero y hace que los tratamientos que nos aplicamos sean más eficaces, pues la piel se muestra más receptiva a asimilarlos, ya sean faciales o corporales: anticelulíticos, hidratantes, reafirmantes, antiarrugas…

El maquillaje también luce más natural sobre una piel lisa, sin zonas ásperas.

Pero lo más importante es que la exfoliación es beneficiosa para nuestra piel, porque reduce el tamaño de los poros y evita la aparición de impurezas.

Exfoliantes cosméticos

Las firmas cosméticas nos ofrecen múltiples productos para exfoliar la piel a diferentes precios. Los más conocidos son los geles y cremas enzimáticos y los que incluyen diminutos granos exfoliantes que eliminan las impurezas y rugosidades.

Además, poco a poco aparecen nuevos tratamientos, como los que imitan la micro-dermoabrasión profesional.

Sin embargo, estudios de la prestigiosa firma cosmética japonesa Sony CP han demostrado que, si se exfolia la piel en exceso, a la larga envejecerá más rápido, por lo que conviene hacer un uso adecuado de estos productos.

Elegir el producto exfoliante adecuado

Actualmente, las industrias cosméticas nos ofrecen una amplia gama de productos que nos permiten exfoliar la piel sin necesidad de salir de casa, obteniendo resultados similares a los profesionales, pero es importante elegir el correcto para conseguir los mejores resultados.

En las pieles grasas o gruesas, pueden realizarse todo tipo de peelings con mayor frecuencia que en los otros tipos de piel, que han de exfoliarse semanalmente.

Las pieles normales y secas son más delicadas, por lo que se debe elegir el producto según la densidad de la piel.

Si la piel es fina, conviene utilizar peelings suaves, como los de partículas de arrastre redondeadas o los enzimáticos, pues no son dañinos.

Si la piel está envejecida o tiene poca densidad, debemos optar por exfoliantes biológicos sin partículas de arrastre.

Debemos descartar la exfoliación si nuestra piel tiene heridas o irritaciones, es muy sensible o reactiva y tras sufrir un herpes simple, pues puede propiciar su reaparición.

Cómo hacer un exfoliante casero

exfoliante corporal casero

Si no tenemos dinero para adquirir estos productos, o necesitamos un peeling urgente y se nos ha acabado el gel, podemos encontrar todo lo necesario para hacer un exfoliante corporal casero con productos de la cocina de nuestra casa.

Mezclando dos cucharadas de miel y un cuarto de yogur natural obtendremos un sencillo exfoliante facial, que mejorará notablemente si le añadimos polvo de avena licuado en seco.

Para el cuerpo debemos contar con una esponja, mejor si es ya de por sí exfoliante, que mojaremos en aceite de romero y pasaremos por sal marina.

Una vez hecho esto, frotaremos nuestra piel con movimientos circulares y después aclararemos con agua tibia.

Otra alternativa es machacar bien dos almendras, y mezclarlas con una cucharada sopera de miel y media cucharilla de zumo.

Leave a Reply

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Cathy Taboada
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://mujer360.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola