Belleza

Cuidados del cabello en verano, protégelo

En el verano, el cabello requiere algunos cuidados especiales. Para contrarrestar los efectos del sudor y lo graso, es conveniente lavarse el cabello todos los días.

En días de playa, el lavado es un rito cotidiano, después del sol hay que eliminar no sólo restos de aceite o cremas protectoras, sino también arena y otros agentes irritantes, como la sal, que por ósmosis tiende a deshidratar el pelo y los folículos pilosos.

Cómo dañan tu pelo los agentes externos

Los rayos ultravioletas producen un estrés oxidativo en todo el cabello, desde el folículo piloso hasta las puntas, además de atacar a las células, disminuyen la cantidad de cabello y anticipan la caída del mismo, con efectos evidentes después de 2-3 meses de la exposición.

El aire acondicionado o los acondicionadores de aire desestabilizan las células de queratina presentes en el cabello, provocándole el resquebrajamiento y reduciendo su poder de protección.

Así los cabellos, sobre todo los más largos y con tendencia a ser secos, pierden brillo y son más propensos a florecerse (presentar dobles puntas).

Estructura del cabello

  • Cutícula externa: está constituida por células sin pigmentos, dispuestas como las tejas de un techo, que cumplen la función de protección.
  • Corteza: formada por células pigmentadas, ricas en melanina, que se ligan entre sí formando filamentos de alfa queratina.
  • Médula
  • Microfibrillas: formadas por protofibrillas unidas unas a otras por una matriz de alto contenido de azufre.
  • Protofibrillas: formadas por tres fibras helicoidales de queratina.

Ciclo de vida del cabello

La vida del cabello comprende tres fases:

  • Anagen (2-7 años): cabello en pleno crecimiento, con formación de nuevas células. En el hombre dura de 2 a 4 años y en la mujer de 2 a 7 años. El cabello crece un centímetro por mes.
  • Catagen (7-15 días): en la matriz, las mitosis disminuyen hasta desaparecer. El bulbo asoma a la superficie y se prepara para la etapa siguiente.
  • Telogen (5-6) semanas: es la fase de reposo. El cabello puede permanecer sujeto, pero después de un cierto período cae por la pérdida de agarre y por el empuje del nuevo cabello.

Los agentes atmosféricos y el poco cuidado del cabello durante el verano comprometen la belleza de la cabellera.

Para la salud del cabello en general, se recomienda
  • usar champús a base de aloe, jojoba o aceites de semillas
  • una o dos máscaras pre-champú por semana
  • aplicar bálsamos, sin llegar a las raíces
  • evitar el uso del secador de pelo
  • hidratar correctamente el cuerpo e ingerir frutas y verduras.

Cómo proteger el cabello de los rayos ultravioletas

El primer paso es la prevención. Todos los días, antes de salir de casa, se debe aplicar un protector de rayos ultravioletas. En la ciudad es preferible usar fórmulas de efecto opaco, como los aceites secos; mientras que los aceites brillantes o leches, que son más hidratantes, se prefieren para el mar o la montaña.

Los productos para el cabello más convenientes son los que tienen antioxidantes, como licopenos, flavonoides, riboflavina y vitamina C, y los que contienen thalitan, oligosacárido extraído del alga Laminaria digitata, que contiene magnesio y manganeso.

Estas sustancias estimulan la actividad de la tirosina, enzima implicada en la síntesis de la melanina, y tienen, además, efectos protectores sobre los fibroblastos de la piel y sobre el folículo piloso.

Otros productos aconsejables para quienes tienen poco cabello y necesitan una mayor protección del cuero cabelludo son las espumas solares con nanofibras, las cuales garantizan protección de la carcinogénesis solar.

Cómo cuidar el cabello en verano

En cualquier ambiente, los champús deben ser delicados y protectores, que respeten la película hidrolipídica del cuero cabelludo y que equilibren el pH ácido del cabello, como los productos a base de ácidos de las frutas.

En la playa, es importante el uso de un sombrero que permita que el cuero cabelludo respire. Los gorros ligeros de algodón o los sombreros de paja, protegen un 20-30% de los rayos solares.

Para una protección más segura, se prefieren los sombreros realizados con telas tratadas especialmente para proteger del sol.

Tratamientos naturales para proteger el pelo

Las fórmulas más eficaces en los tratamientos para el cabello son las inspiradas en las recetas clásicas y naturales. Por ello, los últimos avances tecnológicos orientados al cuidado del cabello desarrollan fórmulas reparadoras muy eficaces, basadas los ingredientes que nos ofrece la naturaleza, con el objetivo de mejorar las melenas dañadas o con falta de nutrición.

El aguacate, el limón, el aceite de oliva o la frambuesa son las últimas apuestas del mercado que ayudan a restablecer la salud del cabello, proporcionándole un look natural, lleno de brillo y suavidad, sin apelmazar ni perder volumen.

Complementando al champú aparecen otros productos, como la mascarilla, el acondicionador o el serum. Para realizar un tratamiento completo lo mejor es utilizarlos todos, pero en el momento adecuado.

Eso nos permitirá hacer frente a las diferentes condiciones atmosféricas y al estrés de nuestro ritmo de vida, que termina influyendo en el estado del cabello.

Cuidado de las puntas

Para lucir un pelo sano y seductor, el cuidado de las puntas también es fundamental. Cada cabello está integrado por numerosas capas y, conforme crece, las cutículas comienzan a debilitarse.

Si quieres evitar este proceso es necesario usar productos especialmente diseñados para reforzar el cabello que, al deteriorarse, se carga de energía negativa.

Para tener un cabello fuerte, lo mejor es que utilices productos protectores al menos una vez por semana, que te otorgarán un cuidado extra sobre todo si te tiñes con frecuencia. Una forma de que penetren mejor es envolver el cabello en una toalla caliente.

Otra cosa que debes hacer es ajustar la temperatura del secador y la plancha de alisado, ya que su uso excesivo reseca la cutícula del pelo y lo deja quebradizo. También es conveniente que cepilles el pelo seco y peines el mojado.

El pelo es más débil cuando está empapado, por lo que en estas ocasiones es mejor utilizar un peine de púas separadas.

Cuando está seco, en cambio, puedes usar un cepillo de cerdas naturales.

Diferencias entre serum, acondicionador y mascarilla

El serum es un producto que se utiliza en las puntas para lograr más hidratación. Sella la cutícula, quita el encrespado y aporta brillo. Se puede aplicar en seco o en mojado, pero siempre en poca cantidad. Pon un poco en los dedos, frótalos y aplica el producto mechón a mechón, comenzando por las puntas.

El acondicionador, por el contrario, aporta fortaleza y resistencia, además de suavidad, brillo y manejabilidad a la hora de peinar. Aplícalo desde la mitad del cabello hacia las puntas, nunca en la raíz porque la engrasa. Es importante utilizarlo siempre que se lave el cabello, tras el champú, por su acción preventiva.

Por último, la mascarilla aporta hidratación y un cuidado extra, mejorando la textura y suavidad del cabello. Su uso está indicado de dos a tres veces por semana inicialmente, aunque luego bastará con una sola vez semanal. No hay que aplicarla en la raíz, sino de la mitad del cabello hacia abajo o sólo en las puntas.

Leave a Reply

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Cathy Taboada
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://mujer360.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola