Nutrición

Productos light, no son tan buenos como piensas

Si ahora que se acerca el verano tienes pensado ponerte a dieta, lo primero que no sea llenar tu carrito de la compra con productos light, bajos en grasas y  calorías. ¡Fíjate en los valores nutricionales y que no te engañen!

Los nutricionistas advierten el riesgo de comprar estos productos light ya que pueden crear dependencia. Además, indican que el consumo indiscriminado de ellos, motivado por considerarlos bajos en calorías y grasas, pueden acabar engordando más.

Ten en cuenta que si se ingieren dos alimentos de esta versión, al final acabas tomando el doble de calorías.

La mayoría de ellos contienen fructosa o edulcorante en lugar de azúcar natural, que aportan bajos niveles de glucosa en la sangre y no estimulan la secreción de insulina, por ello pueden consumirlos las personas diabéticas. Pero hay que tener en cuenta que, a veces, es recomendable, consumir también algo de azúcar para equilibrar estos niveles y fortalecer los huesos. Lo ideal es combinarlo y no dejarla radicalmente, tomar una cucharadita de vez en cuando no perjudica nada, además de comer mucha fruta que la contiene de forma natural.

Para que un producto pueda ser considerado light debe tener un 30% menos de calorías que su equivalente y la mayoría no cumple esta normativa. Por ejemplo, la mermelada puede ir sin edulcorante calórico y llevar fructosa que también engorda; o el chocolate, aunque no lleve azúcar puede contener las mismas grasas y casi las mismas calorías. Sin embargo, los zumos sí es recomendable buscarlos sin azúcares añadidos, nos vale con los que contiene la fruta y reduce considerablemente las grasas.

Usa los productos light como complemento a una dieta equilibrada

Según los expertos, estos productos dietéticos deben usarse como complemento a una dieta saludable, en cuyo caso no son malos, todo lo contrario, ayudan a controlar el consumo de calorías. Puedes complementar los productos como la carne blanca, verduras o pescados con algún queso bajo en grasas para las cenas o un pan de molde que contenga fibra, para ayudar a regularte mejor. Lo más recomendable de todo es beber siempre leche semidesnatada o desnatada, con ella reduciremos un gran porcentaje de grasa con las mismas propiedades.

Para los demás productos fíjate bien en las etiquetas, sobre todo en los hidratos de carbono que si no se queman pueden convertirse en grasa, a veces son más peligrosos que las propias calorías.

Y compara siempre el producto light con el normal, ver que realmente no tiene grasa y las calorías quedan reducidas en, al menos, un 30%.

Leave a Reply

  • Responsable Cathy Taboada
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://mujer360.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola