Belleza

Tips para conseguir un bronceado perfecto

Cuando se acerca el verano, las personas comienzan a prepararse para las vacaciones y para ponerse a tono con el bronceado. Antes de ir a la playa se deben tomar en cuenta algunos tips sobre la piel y la exposición al sol, esto podrá ayudar a obtener la imagen que se desea sin perjudicar la piel y obtener un bronceado perfecto

El bronceado perfecto

Los rayos del sol están divididos en dos tipos de radiación ultravioleta: UVA y UVB. La radiación UVB quema la capa superior de la piel (la epidermis), causando las conocidas quemaduras por exceso de sol.

Los rayos UVA penetran las capas inferiores de la piel, estimulando las células llamadas melanocitos, que se encargan de producir la melanina (pigmentación marrón que ocasiona el bronceado, la cual protege la piel de las quemaduras).

Las personas con una tez morena se broncean más intensamente que las personas con la piel más clara, ya que sus melanocitos producen más melanina.

Antes de ir a la playa

Antes de tomar el sol, debemos preparar la piel para adquirir un bronceado perfecto y duradero:

  • Lo primero que se recomienda hacer es exfoliar la piel para que el color quede más uniforme. Para ello basta con darse una ducha y frotar bien la piel con un gel exfoliante, eliminando así las células muertas.
  • Un mes antes de ir a la playa, se aconseja mantener una dieta rica en alimentos como la zanahoria, sandia, pimientos rojos, calabaza, tomate, mariscos y pescados.
  • Las pastillas ricas en betacaroteno, aceites naturales y antioxidantes, neutralizan los radicales libres y estimulan la protección natural de la piel. Es conveniente comenzar a tomarlas uno o dos meses antes del verano.
  • Para prolongar el broceado es indispensable mantener bien hidratada la piel. Y para revitalizar, nutrir e hidratar la piel es necesario utilizar un buen producto que la nutra, ya sea leche, crema o aceite.

Consejos durante la exposición al sol

Para disfrutar de un bronceado con sentido común, lo mejor es balancear entre la protección solar y las actividades veraniegas como el volleyball en la playa y la natación:

  • Como una defensa para los rayos solares lo ideal, es utilizar un protector o bloqueador solar para evitar las quemaduras graves en la piel. Los protectores solares con un índice superior de SPF confieren una mayor defensa en contra de los dañinos rayos UV. Otra opción como protector solar es una crema hidratante con protección solar incluida. Nunca utilizar el mismo factor de protección solar en el rostro y en el cuerpo.
  • Los rayos del sol tienen su mayor fuerza de 10:00 am. a 4:00 pm., horas durante las cuales se deben tomar pequeños descansos en la sombra, y refrescarse antes de volver a ponerse al sol.
  • Utiliza un sombrero con ala y gafas de sol que proporcionen lo más aproximado al 100 por ciento de protección contra los rayos ultravioleta.
  • Ciertos medicamentos, como los antibióticos utilizados para tratar el acné y las píldoras anticonceptivas, pueden incrementar la sensibilidad al sol. Es necesario consultarlo con el médico responsable.
  • Cada hora y cuando se nada en el mar o la piscina, es necesario volver a colocar bloqueador solar, aunque este señale que es resistente al agua.
  • Si la exposición fue muy prolongada y la piel está roja, se recomiendan las cremas con aloe vera, y después del baño es importante hidratar la piel con una crema humectante.
  • Tomar agua y zumos de frutas durante la exposición al sol.

Lo que no se recomienda hacer bajo los rayos solares

  1. No es recomendable estar una hora entera bajo el sol, y menos toda la tarde. Es mejor pasar el resto del día jugando al volleyball, paseando, o nadando y un rato en la sombra.
  2. Nunca colocar gaseosas oscuras en la piel, ya que es muy malo para la salud y no tiene ninguna protección contra los rayos UV.
  3. No es necesario exponerse por mucho tiempo a los rayos del sol, ya que son muy dañinos y pueden causar efectos secundarios como insolación o problemas a largo plazo. Basta con 20 minutos diarios.
  4. Nunca quedarse dormido bajo la exposición solar, se corre el riesgo de sufrir una quemadura severa, especialmente entre las 12 y 15 horas.
  5. Evitar el uso de perfumes antes de ir a la playa, así como del uso de limón, porque en combinación con el sol puede manchar la piel.

El color moreno que conseguimos durante los meses de verano después de tomar el sol en la playa y en la piscina, sienta bien a todos.

Nos hemos pasado muchísimas horas tumbados en la hamaca al sol para conseguir este color para que en un par de semanas volvamos a mirarnos al espejo y nos veamos blancos como cuando empezamos las vacaciones.

Si la vuelta a la rutina es algo inevitable, al menos sí que existen alternativas para que nuestro bronceado veraniego perdure en el tiempo.

Consejos para mantener tu bronceado perfecto

Si quieres mantener tu bronceado, sólo tienes que seguir estos cinco sencillos consejos. Seguro que tendrás moreno para rato y podrás presumir de él durante el otoño.

Al terminar el verano, la piel necesita una hidratación especial, ya que se ha visto expuesta al efecto nocivo de los agentes externos como en ninguna época del año.

Los rayos del sol, la sal marina, el cloro y el viento afectan mucho a la piel y por eso debemos cuidarla mucho más que en cualquier otra época del año.

1. Exfolia tu piel en profundidad

Lo primero que tienes que hacer es hacerte una buena exfoliación de la piel dos veces a la semana, para quitarte todas las células muertas que tenga tu cuerpo y que se han ido acumulando durante estos meses de invierno. Así lograrás renovar tu piel.

Al principio tu bronceado se atenuará un poco, pero tu piel ganará en uniformidad, tendrás menos manchas y un tacto más suave. Recuerda exfoliarte siempre con un guante de crin suave ya que la piel está más sensible de lo normal y hacerlo durante la ducha.

Además, si utilizas contrastes de agua fría y caliente, mucho mejor, ya que multiplicarás los resultados y con ello, también ayudarás a mejorar la circulación sanguínea.

2. Hidrátate a diario

Después de una exfoliación en profundidad, es necesario que hidrates a diario muy bien la piel. Es importante que tu piel vuelva a tener la elasticidad y la firmeza que ha perdido ya que el bronceado implica una gran deshidratación y una producción de colágeno de mala calidad.

Puedes ponerte una buena crema hidratante a la vez que te das un ligero masaje o utilizar extractos de aloe vera que son perfectos para calmar la piel que tanto ha sufrido durante estos meses.

Para el rostro, lo ideal es que utilices una mascarilla los primeros días como tratamiento de choque y después una crema hidratante por la mañana y otra nutritiva, reparadora o estructurante durante la noche para lograr reconstruir los tejidos.

Si puedes, utiliza una crema específica para el contorno de los ojos y los labios ya que se tratan de pieles especialmente sensibles y, por tanto, muy resentidas en verano.

3. Bebe mucha agua

Beber agua en abundancia es siempre bueno, pero especialmente ahora y más si quieres mantener ese color tan bonito del verano. Lo recomendable es beber hasta dos litros, eso sí, distribuidos a lo largo del día.

Al principio puede que te suponga mucho esfuerzo, pero ya verás como con el paso de los días es cuestión de crearse un hábito y te ayudará a cuidarte y a tener una vida más sana.

4. Come frutas y verduras

También tienes que comer una gran cantidad de verduras y hortalizas, como tomates, zanahorias, alcachofas, brécol, apio, berenjenas o espinacas que son ricas en zinc, silicio y vitamina E.

Tampoco te olvides de tomar mucha fruta fresca, sobretodo aquélla que favorezca el bronceado como naranjas, moras, sandía o melón. Los zumos de estos alimentos pueden resultar perfectos para tomar a cualquier hora.

5. Ayúdate con autobronceadores

Si los trucos anteriores no son suficientes y quieres alargar mucho más tu bronceado, puedes recurrir a los autobronceadores. Estos productos son menos dañinos que los rayos UVA ya que además de aportar color, hidratan la piel y evitan la sequedad de ésta. Si decides recurrir a ellos es esencial que exfolies tu piel antes de aplicártelos para conseguir un tono totalmente uniforme y evitar las incómodas y antiestéticas manchas.

Ya verás como con estos fáciles trucos que no te van a suponer apenas esfuerzo tu bronceado perfecto se mantendrá por más tiempo y podrás presumir de él algunas semanas más.

Leave a Reply

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Cathy Taboada
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://mujer360.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola